Cuando comparamos algunas películas con los videos que grabamos, podemos notar que la porción de imagen es más alargada de lo común, por lo que vemos franjas negras arriba y abajo de la pantalla. A eso se llama “relación de aspecto“. Esto es la proporción entre el ancho y largo del cuadro. Se calcula dividiendo el largo por la altura, y se expresa normalmente como «X:Y» (4:3,16:9, 2:35:1, etc.).

Las cámaras normalmente graban en 16:9 o como normalmente le decimos: wide (widescreen). Y en ese aspecto es que suele editarse y entregarse el trabajo terminado. En mi caso personal, usé ese aspecto durante mucho tiempo debido a un detalle técnico de crominancia en uno de los equipos que usaba.

Actualmente realizo la composición del cuadro en 2:35:1, o cinemascope, a secas. Esta es la relación de aspecto clásica del cine, por tal motivo fue mi elección. Como decía compongo (grabo), edito y publico en este formato, salvo excepciones de producción.

A continuación detallo algunas técnicas que uso al momento de grabar y editar.

Grabación y composición

Componer en cinemascope no tiene mucho misterio. Tan solo es cuestión de recordar las reglas de tercios y trabajar en función de eso, y/o de lo mismo que siempre hemos utilizado. Pero hay algo que no se puede evitar, y es preguntarse de qué manera nos podemos guiar para hacer el “recorte”, cuando el visor que proveen los fabricantes de las cámaras tiene una relación de aspecto de 16:9. Bien, hay dos soluciones, de las cuales una sirve solo para cámaras de la marca Canon. La primera es la instalación de un agregado llamado Magic Lantern. No voy a explayarme aquí sobre las ventajas para el uso en videografía, las cuales considero de peso, y en cantidad. Me refiero a la posibilidad de agregar marcas de “cropeo” (corte), siendo una de ellas la de cinemascope. La otra solución es bastante (más) casera: realizar marcas con alguna fibra indeleble sobre la pantalla, previa colocación de un protector de visor, claro.

Edición

En esta etapa, luego de bajar el material (el cual proviene grabado en 16:9 pero compuesto con las marcas, por lo cual hay que ‘‘ocultar” esa parte del video), lo que hago es colocar una imagen (PSD o PNG) diseñada con barras negras arriba y abajo, dejando el centro libre con la proporción de la relación de aspecto, en una capa de video BLOQUEADA ubicada sobre todas las demás capas de video. De esa manera contaremos con la guía inamovible para poder editar teniendo la imagen de la misma manera que compusimos PERO con la ventaja de poder mover el cuadro hacia arriba o abajo para poder recomponer en caso que lo necesitemos.

Finalmente queda el proceso de exportación (o como finalmente arreglamos las implementaciones caseras) después del cual podremos ver el material.

Consejos para editar videos

Algunas veces hablando con colegas viene a la conversación el tema del workflow del material grabado, y la posterior edición. Y es en ese último punto donde el tiempo parece discurrir en cámara lenta durante el trabajo. Es que la edición lleva tiempo. Hay que ver el material y tratar de “conectarse” emocionalmente y/o rememorar las circunstancias en las que sucedieron. Además, necesitamos siempre un buen programa para poder editar con todas las garantías de obtener un buen resultado final. Si no quieres hacer una gran inversión, te recomendamos estos editores gratuitos para editar sin pagar.

Setup de cámara

Casi siempre grabo en Full HD 1920*1080 25p, en formato 16:9 pero cropeo con marcas de referencia (en pantalla) para componer (y entregar editado) en formato cinemascope 21:9.

Descarga y orden

Después de bajar y clasificar el material (secuencias de vídeo, secuencia de audio ordenados en carpetas y bien nombrados), importo todo a un nuevo proyecto, seteado según la calidad del material grabado. Una vez importado y creado los archivos proxy (previsualizaciones “borrador”) ordeno las secuencias de video cronológicamente en una línea de tiempo.

Hablé de tener secuencias de vídeo (más las pistas de audio) y de secuencias de audio separadas, provenientes de un grabador de audio externo. Bueno, esas secuencias las sincronizaré posteriormente con el video.

En esta instancia se podría decir que empiezo el proceso de edición. Por lo general, antes de llegar al corte final (la versión final) el material (en mi caso personal y siendo uno de los motivos que tanto me insumen) pasa por unas cuatro etapas:

Primera etapa

Elección de “tomas buenas”. Este proceso lo realizo sin tener en consideración el audio (no en todos los casos, claro), y lo hago escuchando música que nada tiene que ver con el evento. De esta manera logro un primer acercamiento visual a lo grabado.

Segunda etapa

Luego de la primera versión, vuelvo a revisar todo otra vez pero junto con el audio. Realizo una selección más detallada de las tomas y corto prolijamente las secuencias que me interesan. En esta etapa las historias van tomando forma, por lo cual también reordeno tomas y acomodo secuencias.

Tercera etapa

En esta pulo los tiempos de cada toma, sincronizo las secuencias de vídeo con las de audio de las grabadoras, reacomodo las tomas, quito algunas otras y recorto un poco más. También realizo las mezclas de audio, y musicalizo algunos bloques del evento. De esta etapa sale la versión final que etalonaré en la siguiente.

Cuarta etapa

Acá me ocupo del etalonaje y del “estilo” de color que tendrá la película. Esta es la última parte de edición (montaje).

Terminado con ese proceso sólo queda exportar la película en algún formato estándar que pueda ser reproducido por cualquier medio y dispositivo, según el material y el medio en que vayamos a entregarlo.