¡Descubre la forma más rápida de eliminar el feedback!

Los sonidistas experimentan tres problemas:

1. ¡No sé cuál micrófono genera el feedback! En ese caso hay que bajar un poco el volumen general durante unos segundos para detener el feedback y subirlo lentamente mientras identificas el micrófono que está creando el problema.

2. ¡Conozco el micrófono que genera feedback pero no sé qué hacer! No te desesperes, los pasos a seguir son:

  1. Bajar un poco la ganancia.
  2. Si el feed- back fue en las frecuencias graves, ajustar en el ecualizador.
  3. Si el feedback fue en las frecuencias medias/altas, ajustar en el ecualizador.
  4. Ajustar el volumen para compensar lo que bajamos de ganancia.

3. Las personas que usarán los micrófonos deberían saber que si hay feedback, necesitan alejar sus micrófonos de los altavoces o monitores. En el caso que ellos no estén informados tú deberías explicarles anticipadamente que deben guardar la distancia con los parlantes.

El feedback surge en cualquier momento y el sonidista debe estar muy atento durante los eventos. (Y si la prueba de sonido se realizó bien, no existirá feedback) Los micrófonos pueden llegar a captar el sonido que reproducen los parlantes y generar un “pitido” o un “retumbo” grave. Si se genera ese ruido, se debe alejarse de los parlantes inmediatamente.

Este es un consejo rápido, pero lo más importante es que conozcas:

¿Se puede crear feedback con auriculares?

Este es un tema controvertido, pero en realidad no deberías tener ningún problema de feedback si utilizas unos buenos auriculares. Puedes tener algún inconveniente si utilizas auriculares Wireless o sin cable, pero de nuevo, depende mucho del aparato en sí. Te recomendamos que visites una página de confianza en auriculares y vayas al apartado de auriculares wireless, cuffie10.com/wireless, donde tienen una selección de los mejores auriculares sin cable.

¿Cuáles son las posibles causas del feedback?

A- La distancia:

Los cantantes no siempre saben cuánta distancia mantener respecto a los altavoces de monitoreo y muchas veces se acercan demasiado. El sonidista debe explicarles hasta donde pueden llegar.

El cantante puede estar cerca de los monitores siempre y cuando la configuración sea correcta. Estar a uno o dos metros de un parlante de monitoreo no debería generar feedback.

La única consideración a tomar es: no bajar el micrófono. (Cuando el cantante baja y apunta la cabeza del micrófono hacia el parlante, este dispositivo capta los sonidos del parlante y el resultado final será un FEEDBACK.)

B- Ganancia/volumen.

La combinación entre ganancia/volumen es incorrecta y el micrófono está muy sensible a captar el sonido de los parlantes. Para arreglar eso, tienes que bajar un poco la ganancia y subir el volumen.

Los medidores de nivel te pueden ayudar a configurar bien la ganancia.

  • La ganancia es un control del nivel de entrada.
  • El volumen es un control del nivel de salida.
  • Los dos generan que nuestros oídos perciban que un instrumento suena más FUERTE o SUAVE.

¿Cómo configurar?

  • Poca ganancia y mucho volumen generará RUIDO.
  • Mucha ganancia y poco volumen provocará que el micrófono sea muy sensible a los sonidos.
  • Se debe buscar un balance, una configuración que no genere ruido, ni haga demasiado sensibles los micrófonos.

Aquí hay un vídeo con la explicación sobre como probar la ganancia: https://www.youtube.com/watch?v=TCVsEtMCS_U

C- La ecualización “agresiva”.

Si el sonidista sube, sube, sube y sube las frecuencias en el ecualizador, la probabilidad de feedback aumentará. Lo siento, soy músico, pero tengo que decir que el MUCHAS VECES los músicos/cantantes no saben lo que están pidiendo al sonidista.

La fórmula del fracaso en la ecualización:

No saber como pedir + un sonidista poco capacitado = FEEDBACK.

¿Cómo soluciono un problema de feedback en la música?

La próxima vez que un cantante te pida “más brillo”, antes de subir las frecuencias altas prueba bajar un poco las frecuencias bajas. ¿Por qué?, si quitas frecuencias bajas cambiará la percepción del sonido. Luego puedes subir los altos, pero eso te ayudará a que los cambios sean menos agresivos.

Es mejor bajar frecuencias que subir frecuencias.

Lo único que falta en este momento, es hacer una pausa e ir a practicar.

Puntos importantes:

1. Los vocalistas deben guardar la distancia y nunca apuntar la cabeza del micrófono hacia el parlante de monitoreo.

2. La ganancia no debe ser excesiva.

3. Prueba bajar las frecuencias graves la próxima vez que te pidan “más altos”.